Skip to Content

Wednesday, September 18th, 2019

Puerto Corozal en Panamá: ganancia privada, y ¿el pueblo?…

Closed
by October 29, 2016 General

La construcción de un nueva terminal de contenedores en el Pacífico, a la entrada del Canal de Panamá, tiene promotores que evalúan su necesidad inminente, y oponentes, quienes consideran la coyuntura mundial arriesgada para tal inversión.

En medio de esta dicotomía, especialistas del sector logístico panameño consideran que otros países de la región tomaron la delantera en garantizar radas de trasbordo de contenedores para los grandes buques PostPanamax, que desde junio pasado hacen la ruta interoceánica.

Cartagena de Indias, Colombia; Kingston, Jamaica; Freeport, Barbados y Mariel, Cuba, son los ejemplos reiterados en los debates centrados en que la ampliación de la ruta fluvial para portacontenedores de gran tamaño debe ofrecer servicios portuarios competitivos en ambos extremos del tránsito.

Actualmente la oferta en radas panameñas en el Pacífico la encabeza el coloso Balboa, concesionado a Panama Ports (PPC) y un pequeño enclave propiedad del mayor operador mundial PSA (Port of Singapore Authority), mientras que la propuesta es desarrollar una base para más de cinco millones de contenedores, en la cercana área costera de Corozal.

‘El negocio ha cambiado’, aseveró a periodistas Paul Wallace, director de PPC, quien reconoce opiniones encontradas, pero considera que ‘incrementar la capacidad portuaria no es bueno para Panamá, cuando el negocio está flojo’.

En general los puertos locales muestran disminución de movimientos de mercancías, y PPC fue uno de los que redujo el año pasado en cinco por ciento el volumen por falta de demanda, mientras que de enero a julio de 2016 cayó en 7,5 por ciento, con relación a similar etapa del 2015.

La desaceleración de la economía mundial es la causa fundamental que perjudicó directamente al sistema logístico comercial panameño, lo cual golpea también el tránsito de embarcaciones por el Canal, acrecentado con la quiebra reciente de la gigante naviera surcoreana Hajin Shipping.

Pero, una posición optimista tiene Jorge Luis Quijano, administrador del Canal de Panamá (ACP), quien pronostica una recuperación del sector marítimo entre 2017 y 2018, cuando mejore la economía mundial, y eso va a tener un impacto importante en el movimiento de buques y en el sistema financiero de las navieras.

La ACP es la principal promotora del puerto de Corozal, para cuya ejecución prepara los pliegos de licitaciones, cuando ya están precalificados los operadores APM Terminals B.V y Terminal Investment Limited, S.A., (Holanda); Terminal Link (CMA CGM – Francia) y PSA, (Singapur).

‘Todo lo que están haciendo es al margen de las normas y ordenamiento jurídico del país’, expresó el ambientalista Donaldo Sousa, quien encabeza un grupo de vecinos de la zona que defienden el manglar y el bosque que desaparecerá con la obra, además de denunciar la privatización del área.

Una comunidad de la franja canalera quedaría, además, bloqueada en medio de la ruidosa actividad portuaria de la cual ya forma parte Balboa y el ferrocarril transoceánico.

Otro opositor a Corozal es el abogado Miguel Antonio Bernal, quien considera que poner su operación en manos extranjeras sería comprometer la soberanía del mismo y de la ruta transístmica, lo que constituye un riesgo en su opinión, y en carta a la ACP escribió: ‘No nos conviene ceder bienes públicos a manos privadas’.

La Asociación de Prácticos del Canal también veta la ejecución por considerar que en el lugar seleccionado las maniobras de los buques afectarían el tránsito interoceánico, porque carece de área de giro propia y tendría que usar el espacio frente a las esclusas.

No obstante, sus defensores enaltecen las bondades: conectividad ferroviaria y terrestre, y estaría en la antesala del área operativa del Canal, ‘es un lugar ideal para desarrollar una actividad portuaria’, opinó Ã’scar Bazán, vicepresidente de Planificación y Desarrollo Comercial de la ACP.

Alejandro Kouruklis, experto en el tema, plantea el impacto de esta obra dentro y fuera del negocio naviero, y considera que en Panamá todavía ‘no nos hemos percatado de la fuerza de la crisis económica del mundo marítimo’.

Además de quebrar Hanjin Shipping, argumentó, hay varias líneas navieras japonesas que están al borde de la quiebra. Todas en el mundo han reportado pérdidas dramáticas en este año y se calcula que van a perder 10 mil millones de dólares este año.

‘Corozal solo traerá beneficio a la naviera que se gane el proyecto. Le harán un dragado gratis y una forma de que su carga de trasbordo pague menos. No habrá beneficio para la población porque no traerá carga nueva’, sentenció y añadió que será así porque los concesionarios posibles son los armadores que usan ya la ruta.

Previous
Next